Proverbios I; ¿Por qué estudiar el libro de Proverbios?

Serie de bosquejos basados en el libro de Proverbios.
Proverbios I; ¿Por qué estudiar el libro de Proverbios?

«Si tienes mucho, da tus bienes, si tienes poco, da tu corazón». Proverbio árabe.

Introducción

Así como este proverbio árabe busca un equilibrio entre la sabiduría y la práctica, entre los dichos y los hechos; también el libro de Proverbios pretende ese equilibrio. Porque es un libro de expresión de vida. La misión primordial de Proverbios es detallar de modo notable, memorable y conciso lo que significa estar enteramente a disposición de Dios.

Leer y meditar en el libro de Proverbios es muy grato. Predicarlo es otra cosa, es difícil. Dedicarse a la enseñanza de versículo por versículo llevaría semanas. Es mejor, en nuestro caso, ir estudiándolo por temas. Vale la pena considerar algunos aspectos importantes de lo que es la literatura sapiencial (a la cual pertenece este libro). Lo siguiente nos ayuda un poco en el estudio del libro.

1. Proverbios anima al desarrollo de un carácter santo.

En la Palabra de Dios, es más importante el carácter santo, que lo se dice o se hace, no es que se descuide otro. El carácter santo se va desarrollando de acuerdo a lo qué cree y lo qué vive. Según Pablo existe una estrecha relación entre doctrina y piedad. (Véanse las cartas pastorales) No sólo profesa ciertas verdades, más que todo las practica. (Stg 2.14-26) No hay otro libro en toda la Escritura que se refiera al desarrollo de esta clase de carácter que Proverbios. Por eso se dice que este es libro primordial para el desarrollo del discipulado. Mas hoy día, con la escasez de la formación de un verdadero carácter cristiano y sabiduría. (cf. Pr. 1:1-6; 2:l).

Toda persona cristiana debe emprender el estudio y el desarrollo del su carácter cristiano. Las razones son claras: 1. Nuestra meta es convertirnos conforme a la estatura de la medida de Cristo. (Ro 8.29; Ef. 4.13) Este aspecto es esencial en la vida cristiana. Proverbios enseña cómo vivir una santidad personal y practica. 2. También, nos ayuda a poder discernir el carácter de otras personas. Area importantísima en la consejería bíblica. (Véase Pr 26.5)

Conocer el carácter de las personas que van a ser aconsejadas es clave, pues es muy diferente aconsejar a una persona sabia que una necia. Así como los padres van conociendo el carácter de sus hijos y aprenden a disciplinarlos conforme al carácter de cada uno. El discernimiento del carácter de otros es esencial para prestarles atención. Ya sea evitando un carácter malvado y violento. (Pr. 1.8-19) No se deben asociar con las personas deshonestas. (Pr. 29.24) La persona disimuladora no es una buena amistad. (17.9) Los verdaderos amigos son fieles. (17.17) No fallarán cuando sea necesario reprender. (Pr. 27.5-6)

El carácter santo es imprescindible cuando se está en la busca del cónyuge. (Pr 31.10-31; 21.9,19, 22.24-25)

2. Proverbios relaciona el ámbito religioso y el secular

En el A. T. lo religioso y lo secular están íntimamente relacionados. Los profetas con frecuencia advierten constantemente que área espiritual de cada tiene complementarse con la práctica de la justicia. (véase Is. 1.10-17; Jr. 20-29). Jesús exhortaba en esa línea. (Mt. 23.23-24) Santiago tenía una opinión similar. (Stg. 1.21-27)

Proverbios enfatiza la vida práctica. La persona sabia aplica sus conocimientos en una vida fructífera. Como cristianos debemos practicar lo que conocemos, ya sea en el hogar, en el trabajo; o cualquier situación donde uno se mueva. (véase Am 5.24) En algunos casos, específica, al comerciante le demanda honestidad. (Pr. 20.10)

3. Proverbios nos enseña cómo ser sabios.

En Proverbios la sabiduría es personificada por una mujer que anda ofreciendo a todo el mundo como obtener sabiduría. (Véase 1.20ss y 8.1ss) Todo lo contrario a nuestros días, donde ha aumentado el conocimiento tecnológico, por ende la sabiduría es muy escasa y rara.

A Proverbios le interesa más que las personas sean sabias a que sean «vivas» (en el sentido de aprovecharse de otros).

La sabiduría tiene su propia dimensión intelectual. Sabiduría es tener una mente aguda y astuta, es permitir la asimilación y valoración de información para formular un plan de acción.

«Estos proverbios son un manual de entrenamiento, que prepara para entender otros proverbios, que los expertos o profesionales añadirán; ofrecen una enseñanza dinámica… ofrecen con frecuencia explicaciones… para comprender los no explicados» Dándose por medio de aclaraciones, ilustraciones y motivaciones. (L. Alonso Schökel y J. Vilchez Lindez, Proverbios, Ediciones Cristiandad, 1984. Pág. 154-155)

Los Proverbios otorgan valores, habilidades y capacidades por medio de la sabiduría:

En lo innato (se refiere a lo natural, lo que caracteriza a la persona): capacidad, talento, disposición, perspicacia.

En lo adquirido (lo que se obtiene por la práctica): experiencia, instrucción, educación, formación.

Actitudes (hacia las demás personas y frente a la vida): sensatez, juicio, cordura, razón, equilibrio.

Para la acción: destreza, habilidad, acierto, tino.

Aspecto temporal (en cuanto al crecimiento o proceso de maduración): madurez, formación.

Para evitar (límites de la vida): prudencia, cautela, precaución, circunspección.

Otros aspectos (aquí diríamos operacionales): agudeza, ingenio, claridad, lucidez, profundidad.

Una persona puede ser brillante intelectualmente pero puede ser falta de sabiduría (según la Biblia). En Proverbios 1, la sabiduría se describe como la capacidad de saber o discernir (Prov. 1.2; cf. v. 4, «discreción», procede de la misma raíz), de aprender (2-4) y de entender (6). La sabiduría va de lo ético a lo intelectual. Puede discernir la verdad y el error, lo bueno y lo malo, y de lo bueno lo mejor. La sabiduría debe estar acompañada de la rectitud, la justicia y la equidad (Pr 1.3). La sabiduría se inicia con el temor al Señor (1.7); saber qué es lo bueno y practicarlo es resultado de conocer a Dios. (Pr. 22.17-21).

4. Proverbios enseña qué es bueno y qué es correcto.

Proverbios enseña que hacer lo correcto es bueno, pero a la vez indica que hacer lo correcto no significa que siempre tendrá un final feliz. Lo mejor es hacer lo correcto como evidencia de tener la conducta adecuada. Proverbios instruye en lo QUE es una conducta correcta o incorrecta.

Muchas personas creen que Proverbios es un «talismán divino» para influenciar a la gente y obtener amigos. Otras piensan es que el medio para ser feliz y próspero, aunque en parte lo es, pero no es la prioridad. Proverbios nos anima a ser santos y correctos en nuestra manera de conducirnos. Por eso quien persigue la felicidad como meta, ya tiene problemas, porque no la encontrará en este libro; la hallarán quienes buscan santidad. Quien trabaja honradamente le irá bien y dormirá tranquilo. (Véase 2 Ti 3.12)

5. Proverbios nos ayuda a ver la vida tal cómo es.

Según Proverbios ser ignorante no es bendición, y la ingenuidad, es más un vicio que una virtud. Ser simple (sencillo) no es pecado, pero quedarse en la simplicidad puede llevarnos al él. Ya el Señor Jesús lo dijo: «sean astutos como serpientes y sencillos como palomas.» (Mt. 10.16)

Dios no quiere veamos en el mundo en color rosado. No, él quiere que lo veamos tal cómo es, lleno de personas pecadoras, con necesidades. Quiere que veamos al pecado. Proverbios nos muestra la realidad de la vida. Por ejemplo: Pervirtiendo la justicia cuando se acepta un soborno (17.23; 29.4); u obtener algo a cambio del soborno. (17.8) Enseña que las riquezas no proveen la verdadera seguridad (11.4, 28), algunos piensan así. (18.11) Con el dinero se pueden obtener amigos (19.4, 6), que permanecen hasta que se acaba. (19.7) Viviremos sabia y correctamente mientras consideremos esta realidad.

6. Proverbios se interesa en el proceso de pensar y hacer lo correcto.

Proverbios enseña de la importancia del proceso y progreso de aprender sabiduría. Y espera que se aplique la capacidad de discernir y adherirse a la verdad. (Véase Pr. 16.4 y 1.1-6)

7. Proverbios enseña por medio de situaciones de la vida cotidiana.

El Señor Jesús y sus apóstoles enseñaron por medio de parábolas (Mt. 13 y Mr. 4). Proverbios lo hace también. Así como el Señor pretendía que sus discípulos razonaran e investigarán (Mr. 4.10-11), Proverbios ambiciona lo mismo con quienes los estudian y aplican.

Proverbios enseña acerca de la vida porque la base fundamental de ellos son las experiencias diarias. Esto significa una cantidad de experiencias que han sido asimiladas y elaboradas, y que se han fusionado para compartirlas. Se puede decir, que estas experiencias son un proceso de maduración donde el lector está recibiendo el fruto cosechado.

8. Proverbios es clave para obtener dirección divina.

Se esperaría conocer la voluntad de Dios inmediatamente al iniciar la lectura de Proverbios; pero el propósito es aprender a ser sabio. (1.5) Es poner atención al sabio, seguir la dirección de alguien que sabe hacia dónde se dirige. Obtener sabiduría nos ayuda a tomar decisiones correctas que fijarán el rumbo de nuestra vida.

Toda Escritura es provechosa (2 Ti 3.16), Proverbios lo es en gran manera. Santiago nos exhorta a que pidamos sabiduría. (St. 1.5) Proverbios nos impulsa a ser diligentes en el estudio.

En Proverbios, Dios es la fuente fundamental de conocimiento, límite de conocimiento, tema de reflexión; es guía de la conducta humana, que juzga y sanciona; a la vez desea respeto y confianza. (Véase Pr. 20.7; 21.30;16.9; 10.27; 14.26)

Proverbios como literatura

La sabiduría hebrea es el arte del éxito, y Proverbios es una guía para vivir exitosamente. Los proverbios no son una invención hebrea. El uso de proverbios era común en las civilizaciones antiguas. Los arqueólogos han descubiertos archivos de documentos de antiguos proverbios en el Cercano Oriente, en acádico, babilonio (muy similares a los bíblicos). También se han encontrado en Egipto.

«Proverbio» es la traducción del término hebreo mashal que significa dichos populares, dichos y sentencias breves, aforismos, enigmas. En el libro de Proverbios lo dominante son las sentencias y los consejos. (Véase el libro de L. Alonso Schökel, págs. 96-97)

Para el predicador Proverbios enseña algo muy práctico: no es necesario decir muchas palabras para mostrar sabiduría. Ya lo dice el proverbio una imagen habla más que mil palabras. La brevedad es una de las características de sabiduría. (Pr. 12.23; 15.28; 18.2) Las personas sabias se caracterizan por economizar palabras, el necio por la abundancia o sacar todo lo que tiene en su cabeza. Una persona sabia escoge sus palabras. Además de que economiza palabras, las pule. La función del proverbio es iluminar, que se comprenda. Algunos proverbios tienen sentido de humor. (26.13) Otros son difíciles de olvidar (11.22) Si se tiene que comunicar algo, debe hacer con poder y claridad. (16.21 y 23) La respuesta y palabras de la persona sabia debe ser corto y dulce. (Pr. 26.4-5)

  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
0 Comentarios
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Somos la continuacion del Libro de los Hechos de los Apostoles, donde la verdad hace la diferencia. ...
Literatura y Recursos para el Crecimiento Espiritual del Creyente y su Comunidad
En USA, somos una universidad Teologica nuestra misiòn es sembrar la Palabra de Dios, en las cong...
Honrar a Nuestro Señor Jesucristo por medio de la preparación de pastores, misioneros, educado...
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com