Salir sin saber a dónde ir

Nuestra condición de peregrinos significa abandonar las seguridades del viajero ocasional
Salir sin saber a dónde ir  Salir sin saber a dónde ir fue la experiencia de Abraham. «Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde iba […] y habitó en tiendas de campaña»[1].

 

¿Cómo avanzar?

Dios habla y manifiesta su deseo para su pueblo: «¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!»[2], y «Yo te pongo ahora como luz para las naciones a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra”[3]. Surgen entonces algunas preguntas: ¿A quiénes debo servir, en dónde, haciendo qué tarea y en qué lugar? ¿Cuál es el camino que debemos tomar y el medio para llevar a cabo su plan? ¿Cuál es el destino final entre tantas etnias y naciones?

 

Lo primero que podemos decir es que Jesucristo se define como el camino: «Yo soy el camino»[4]. Implica que somos llamados a movernos siguiendo sus pasos y ejemplo[5]. Es aprender a caminar en el Espíritu y decidirnos a partir, porque el encuentro con él está en otro lugar. Jesús nos desafía y nos invita: «Vengan a ver»[6]. Es posible sentir incertidumbre, temores y dudas. Son los riesgos del viaje, y, muchas veces, la agenda establecida no funciona. La fe es la única guía y Jesús quiere que nuestra confianza crezca como consecuencia de seguirlo.

 

Probados

Se trata de una fe difícil porque Dios muchas veces nos sacude, nos moviliza, hay que partir y no conocemos el camino. Es una fe difícil porque debemos considerar fiel al que nos ha hecho la promesa[7] y es una fe difícil porque Dios nos prueba[8]. No se trata de una fe fácil. La fe barata y fácil es la que nos deja con una teología que no incomoda, que está domesticada y es complaciente. Una teología que apela a nuestro egoísmo y vanidad no conduce al seguimiento de Jesús. La fe de alto costo y difícil nos coloca en posición de riesgo. El final del camino del Señor fue la cruz. El nuestro podría ser algo parecido porque somos llamados a ser testigos hasta lo último de la tierra.

 

En este viaje la seguridad no cuenta. Se debe habitar en tiendas de campaña; de manera que no podemos conciliar la fe con el confort del viaje y la organización previa. Hay que ponerse a caminar, levantar la tienda y mantener el contacto con otras personas. Implica que no hemos llegado a nuestro destino final y que no somos propietarios de ningún lugar en particular. Vamos en progreso y debemos avanzar. Es buscar un nuevo horizonte y llevar el mensaje del evangelio que transforma toda la existencia humana. Dios mueve a su pueblo de un lado a otro porque quiere que su reino se extienda[9]. La misión es de todos lados a todas partes. Nuestro desafío es descubrir un camino. Significa vivir con un espíritu nómada contrario a la mentalidad de gueto. El reino de Dios quiere alcanzar territorios inexplorados; por lo tanto, Dios nos espera en otra parte.

 

Expuestos

Es una fe peligrosa porque nos expone a la intemperie. Se aprende a vivir entre dificultades, demoras e incomodidades. Tampoco hay rebaja en el costo del billete. El seguimiento a Jesús implica elecciones y decisiones personales, coraje, sufrimientos, esperas. Esto es lo que le ocurrió a Abraham. Camina hacia la tierra prometida, la recorre, se encuentra ahí en condición de extranjero, vive en tiendas y cada día tiene que partir. Solo se puede fiar de una voz, palabra y promesa[10]. No puede ser guiado por su inteligencia, sentimiento e intuición.

 

Esto nos reta a tomar la visión que ha venido desarrollándose en toda la palabra de Dios: «Ensancha el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites! Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas. Porque a derecha y a izquierda te extenderás»[11]. Se nos alienta a sostener una teología práctica y se nos habla de ensanchar la carpa, a reforzar las estacas y a extendernos, porque Dios no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan[12]. La misión la tendremos que entender enfáticamente como «bendición a todas las etnias».

 

Confiar

La fe es aventura y riesgo porque se nos llama a creer. Es fiarse de y confiar en otra persona que conoce el camino. «Creer quiere decir simplemente que otro conoce el camino y sabe en donde esperarnos»[13]. Jesús no entrega un manual con una solución ante cada circunstancia de la vida. Debemos caminar, aceptar el riesgo, el futuro, la esperanza, el sueño y habitar en tiendas. No debemos retrasarnos cuando hablamos de la misión. «El riesgo fundamental es siempre el de los pasos, no el de las discusiones» [14].

 

Lo interesante en todo este asunto es que Jesús no se detiene, y seguirá caminando. Si pasó por nuestra casa, aldea, pueblo o ciudad, nos urge saber que seguirle es andar tras sus pisadas. El Señor nos espera en otra parte[15]. El camino lo encontraremos fuera de la carpa y la casa. Hay éxodo, peregrinación y recorrido[16]. Se nos alienta a no perder la confianza, a seguir perseverando porque «mi justo vivirá por la fe y si se vuelve atrás no será de mi agrado»[17].

 

Preguntas para la reflexión:

¿A qué nos reta nuestra fe?, ¿implica dejarnos en riesgo o su marca es seguridad?

¿Le exigimos a Dios que nos muestre el camino y nos mantenga informados de todos los detalles al precio de no estar dispuesto a caminar? ¿Estás todavía decidido a partir? 

Preguntas para estudiar el texto en grupo

1.     ¿Cómo describen los autores la fe que ejercemos cuando aceptamos el llamado del Señor a salir a cumplir una misión?

2.     ¿Qué papel juega la seguridad en el viaje de aventura de cumplir la misión? Explique

3.     A la luz del artículo elabore usted su propia descripción de lo que es fe al obedecer el llamado del Señor. Compártalo con el grupo.


[1]Hebreos 11:8-9 - nvi

[2]Génesis 12:3b

[3]Isaías 49:6b

[4]San Juan 14:6

[5]1 Pedro 2:21

[6]San Juan 1:39

[7]Hebreos 11:11

[8]Hebreos 11:17-19

[9]Hechos 11:19-21

[10]Génesis 12:2-3, Salmo 118:105, Génesis 17:1, Génesis 22:18

[11]Isaías 54:2-3

[12]2 Pedro 3:9b

[13]Alessandro Pronzato, La seducción de Dios, Ed. Sígueme, Pág. 22, Salamanca 1983

[14]Alessandro Pronzato, Palabra de Dios, Ciclo B, Ed. Sígueme, Pág. 192, Salamanca 2007

[15]Evangelio San Marcos 1:35-39

[16]Hebreos 11:13-16

[17]Hebreos 10:35-39

Es autor (http://misionglocal.blogspot.com/) es facilitador de Misión GloCal y Carlos es miembro del Consejo de Liderazgo Global en la comisión de misiones de la Alianza Evangélica Mundial (WEA); también fue, hasta octubre del 2009, presidente de COMIBAM Internacional.
Artículo Publicado en Apuntes Pastorales: "Apuntes Pastorales - Julio 2012" - Julio 2012
  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
0 Comentarios
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Instituto Biblico Teológico.
Una estación de Kairos Radio Netcomm of Puerto Rico con base y cristocentrica.
Programa de Estudios Bíblico Teológicos para la Iglesia con base en los textos de SEAN...
Portal Cristiano Oficial de los Cristianos de Republica Dominicana.
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com